27/10/2011

CULPABLE O RESPONSABLE


Culpable, responsable
dos palabras que se me funden
se me pierden en la mente,
en la razón, en el sentimiento.
Dos palabras que me confunden.
¿Soy culpable?
¿Es o son culpables?
¿Soy responsable?
¿Es o son responsables?
Ahora divago en el cruce
de sentirme culpable
de sentirme responsable
ahora veo que me siento culpable
cuando soy distinta en opinión,
en actitud, en forma de ser...
y me siento así por sentir
que al otro u otros no les gusta,
y ahí me pierdo, nerviosismo interior,
pérdida de amor siento, aceptación,
cariño, ...
ahora veo que soy responsable
cuando con mis actos, mi actitud daño
al otro y ahí puedo tomar la opción
de solventar el daño hecho.
No puedo hacer nada cuando quiero
algo distinto, pienso algo distinto,
expreso algo distinto y al otro u otros
no les gusta...si es así
¿Por qué me siento culpable?
No soy responsable de sus sentimientos
¿Por qué ahí culpo al otro u otros?
He de perdonarme, no soy culpable
solo soy responsable de los actos
que elijo, de la actitud que elijo...
¿por qué me siento culpable de lo que
sienten los demás cuando tomo una decisión,
una opinión, un deseo...?
¿Por que cuando me pasa eso intento resolverlo
para que el otro se sienta mejor y no miro
lo que yo quiero en ese instante?
Cuando ocurre culpo al otro entonces
de mis propios sentimientos.

Me pregunto ¿soy culpable o soy responsable?

3 comentarios:

Pakiba dijo...

A veces sin querer podemos dañar,por lo que no podemos sentirnos responsables, otro "gallo cantaria" si lo hiciéramos queriendo, eso si que seria dañar!!.

Anónimo dijo...

Si el límite entre "yo" y los demas está demasiado próximo a mi es cuando parece que soy culpable de tod lo que les ocurre. No me respeto mi "yo" quizás porque pienso que no merece la pena que el "los demas" es mejor, o porque si no no me querrán o me rechazarán. Cambiar la mirada, dirigirla hacia uno mismo con amor, con simpatia y pensar que al igual que concedemos a los demás derechos (a no sufrir, a que estén alegres) no podemos olvidar nuestro derecho a estar alegres también, a no olvidarnos. Se feliz sin remordimientos.
Un abrazo.
Rafael, el amigo de Ismael.

Alonzo dijo...

En esta era, donde lo negro es blanco y lo blanco es gris.
Ni la conciencia es un juez imparcial.

Me gusta esta lectura