22 de may. de 2011

EL ESPACIO Y LA FORMA


Soy la forma en movimiento,
me siento formando parte de mi forma,
se mueve en una danza con el cuerpo.
Mis caderas, mi pecho se mueven,
mis pies se despegan y pegan,
mi cabeza danza en el movimiento,
mis manos bailan formando nebulosas en el aire.

Siento al poco el espacio, lo voy tanteando
con mis manos; arriba y abajo,
a derecha e izquierda, delante y detrás.
Siento ese espacio que me espera,
lo siento muy sutil, liviano, dulce, artístico.

Junto con mis manos en el movimiento
los colores que se absorven, me compenetro
en ese espacio inmenso, infinito, claro, luminoso.
La forma se hace en el espacio,
la danza sutil de la forma y el espacio
se van integrando, siento la forma
en el espacio, mi cuerpo se adapta camaleónicamente
en el movimiento, en esa apertura acaparadora.

Mis manos tocan el espacio que me envuelve y rodea,
la danza del espacio y la forma se va integrando.
Forma y espacio danzan juntas
no hay sentido de la forma
no hay sentido del espacio.

Hay sentido integrado de la forma y el espacio.
Me siento viva en la danza
me siento a mí, plena en el espacio;
siento mi SER envuelto en ese manto,
que me cobija, que me rodea y en el movimiento
crea figuras armoniosas del cuerpo, hermosas, bellas.
Ahí el SER se expresa en esa danza, donde la
forma y el espacio se unen
y solo bailan una danza, una danza...