5/3/2010

Estoy cansada, muy cansada


Estoy cansada, muy cansada.
Miro el cielo y las nubes me ciegan la vista.
Camino y no puedo avanzar,
el peso de mi cuerpo entorpece el camino.

Oigo ruidos que crujen en mi cabeza
en el movimiento de mirar a un lado y a otro
¿en busca de que?. Siento mi cuello adormecido
y doloroso en la mirada y escucha del otro.

Mis ojos se cierran al contacto de la lectura.
El sueño me cobija y me hace perder en la nada.
No hay pensamientos, solo hay vacío.
Me dejo llevar a ese pozo donde gravito.

Huyo del contacto de mi misma donde el dolor
asoma y me hace revivir un pasado que llevo
dentro mio que me atormenta y no me deja.
Estoy cansada, muy cansada.

2 comentarios:

hanselp dijo...

Por lo regular el ser humano huye de lo que le afecta en lugar de aceptarlo y verlo como una experiencia de crecimiento personal y espiritual. Y el acumular cosas que nos afectan: rencor, odio, pesar, angustia, etc. todo eso nos lleva al cansancio, porque cargamos con cosas que podriamos desechar con solo verlas tal como son, experiencias para sacar de ellas lecciones para superarnos a nosotros mismos. Lección como el Perdón, tanto a los demás como a nosotros mismos. Solo con el perdón damos un gran paso en nuestra evolución como ser espiritual que somos cada uno, aunque estemos viviendo una experiencia humana.

Pepe dijo...

En ocasiones, el peso que soportamos nos hace ser tan grávidos que no podemos avanzar, que nos gustaría acurrucarnos en un rincón y, sencillamente, dejar que pase el tiempo sin reacción de ningún tipo. Lo importante es que el esfuerzo por salir de esa apatía, de esa desgana, de esa sensación de cansancio, sea continuo, ya que más tarde o más temprano, recuperamos fuerzas y... seguimos avanzando.
Un abrazo.
Pepe.